BUSCADOR EN INTERNET

Búsqueda personalizada

jueves, 19 de junio de 2008

PINTURAS EN PAPEL Y ACRILICO (CON LA BOCA)

ARMONIA




En este momento
en que mis impedimentos físicos son cada vez mayores,
mi mundo interno se expande
y toma forma en mis pinturas.

Reformulo las reglas a partir de mi interior,
invitando a descubrir y a ver más allá de lo que pinto.
___________________________

Mi nombre es Gabriel Laufer.
Tengo 32 años, un título universitario en Diseño Gráfico y una pasión:
la pintura, gracias a la cual puedo expresar emociones, sentimientos y
compartir mi sentir.

Tengo una enfermedad: Esclerosis Múltiple (EM) que me dificulta en
muchas cosas y me ha dado la gran oportunidad de cambiar y de aprender...

Tengo un cuerpo que no responde como quisiera, pero tengo también
la certeza de que no soy sólo ese cuerpo.
Durante mucho tiempo estuve condicionado a “estoy bien o mal”
dependiendo de cuán bien o mal
estuviera mi cuerpo. Hoy me despego de él. Sé y siento profundamente
que soy mucho más que lo que me pasa.

La enfermedad ha sido, es una gran maestra. Estoy lejos de pensar:
“Uy, tengo EM, pobre de mí!” Creo que todos atravesamos por
circunstancias que nos ponen a prueba en la vida. No hay pruebas más
grandes o más chiquitas, no es más importante o más dramático lo que
me pasa a mí que lo que le sucede a cualquier otra persona.
Podría suponer que yo soy la víctima, el que está peor porque estoy en una silla de ruedas. ¿Es lo que quiero?
Y no, claro que no, pero seguramente es lo que necesito.

Y estoy aquí, aprendiendo, riendo, creando, pintando, amando, viviendo con intensidad cada instante.
Porque, como todos, tengo mucho más de lo que me falta. Sólo hay que saber verlo. Es una elección consciente.
Fue tal vez a través de las limitaciones físicas que me vinculé con el arte. La pintura es algo que sentí desde siempre, pero creo que llegó cuando debía. Lo hizo en un momento en que mis manos empezaron a temblar. No podía usar un pincel, lo que no significaba que no pudiera pintar, sino que debía hacerlo con las posibilidades que tenía. Débora, mi maestra de pintura, me enseñó nuevas técnicas para que pudiera expresarme con libertad.
Yo pinto desde el sentir. Es él quien me va dictando colores, formas, figuras que el rodillo hace aparecer sobre el papel apoyado en una mesa sostenida por caballetes. Así de simple y de mágico es el proceso de mis obras.
No por nada mi primera muestra en el Centro Cultural General San Martín llevó el nombre de “Pinturas del alma”.
Fue maravilloso ver cómo algunas personas se emocionaban frente a una de mis pinturas.
Había pensado que podían gustar más o menos, pero que alguien se emocione al contemplarlas, no estaba en los cálculos.
Cómo podría haber imaginado a los 21 años, cuando recibí el diagnóstico de mi enfermedad, que la vida iba a depararme tantas sorpresas? Recuerdo el momento en que me impusieron usar un bastón. Lloraba sin parar, no quería aceptarlo. De repente, entre lágrimas, me di cuenta de que gracias a ese bastón que tanto rechazaba, podía mirar el cielo. Y seguí llorando, ya no de pena, sino de agradecimiento. Porque cuando tenés dificultades de equilibrio, sólo mirás el suelo, y darme cuenta del cielo fue alucinante. La gran mayoría de la gente cree que la vida termina en la planta baja y se priva de ver la belleza que hay más arriba.

Hoy no festejo mis limitaciones, tampoco las condeno. Llegamos hasta acá juntos y es uno el que tiene que seguir.

A partir de la enfermedad inicié un camino de búsqueda, de interioridad guiado por Stella Maris, una gran maestra de la Fundación Salud. Con su ayuda aprendí que se puede ser feliz a pesar de la adversidad. Aprendí a aceptar y a regirme por dos leyes esenciales: la ley de impermanencia y la de incertidumbre. Vivimos tratando de aferrarnos a la ilusión de lo “seguro”: una relación, un trabajo, la salud, una posición económica... Nos angustia, nos desespera la posibilidad de perder el control sin darnos cuenta de que lo único que tenemos es el presente, el aquí y el ahora, pues todo lo demás es incierto, pues todo pasa. Quién sabe qué nos depara el futuro? Quién sabe si voy a estar siempre en esta silla de ruedas? No pienso preguntárselo al médico. El tendrá su opinión “segura”.
Yo sé que la vida es mucho más grande de lo que te puedan venir a explicar.
Por eso, con consciencia, elijo estar abierto al misterio y a la sorpresa de cada día. Elijo, a cada instante, elijo pintar el paraíso, entrar en él y compartirlo


DESARMANDO ESTRUCTURAS




ATRAVESANDO



SENCIBILIDAD




INCERTIDUMBRE



BUSQUEDA DE MI DOLOR

4 comentarios:

  1. El arte es ARTE SIEMPRE, felicito a este artista y a todos los que dan su vida y pasión...
    mil besos amiga!

    ResponderEliminar
  2. Hola Mary! Paso a dejarte un saludito!!! Muy bellas pinturas! Besotes!

    ResponderEliminar
  3. Esta cita se la dedico a Gabriel, ojo no esta bien dicho el ya lo tiene asumido, mejor para el que lo leea y no tenga aún las cosas muy claras vale..

    Esta cita la tengo puesta en mi blog, hace muchos años la cogi en una feria,un post con Charles Chaplin de fondo, quien me iba a decir ami, que con el tiempo iba a ser una realidad.

    Si lloras porque has perdido el sol. Tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas.

    Hasa pronto amiga..

    ResponderEliminar
  4. esas pinturas realmente trasmiten aquellos sentimientos.

    ResponderEliminar

Que tus comentarios sean conrespeto. Aca te espera una amiga.
MARY

Argentina

Argentina

Entradas populares

UNITE

UNITE
LLEVALO A TU BLOG SI COINCIDIS

TODOS SOMOS PARTE DEL TRATAMIENTO DE UNA ENFERMEDAD MENTAL

TODOS SOMOS PARTE DEL TRATAMIENTO DE UNA ENFERMEDAD MENTAL
TODOS SOMOS PARTE DEL TRATAMIENTO DE UNA ENFERMEDAD MENTAL

UNETE

UNETE
SI ESTAS DE ACUERDO LLEVALO A TU BLOG

UNITE

UNITE
LLEVALO A TU BLOG SI COINCIDIS
Este blog apoya la Red blogger contra la pederastia
En recuerdo y homenaje a MARILUZ y todos los niños del mundo que lo han sufrido. Participa haciendo click aquí o sobre la imagen.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...